Tablón!

CABECERO RÚSTICO

Sigo actualizando las habitaciones. En esta ocasión me he atrevido con un cabecero rústico para una cama de 90 cm.

HERRAMIENTAS;

PASO 1.

Lo primero de todo es calibrar la engalletadora. Tendremos en cuenta el grosor de la madera y el número de galleta que utilizaremos. En mi caso, las maderas tienen un grosos de 16 mm y utilizaré galletas de P20. Esto quiere decir que el disco de la engalletadora lo colocaré a 8 mm (la mitad) para que la unión sea justo en el centro de la madera, y colocare el soporte a 90º ya que las uniones irá paralelas unas a otras.

Si quieres enterarte el primero de los nuevos artículos que van apareciendo en el blog, sólo tienes que acceder a nuestra página de facebook y darle a «me gusta».

PASO 2.

Una vez los cortes hechos. Este cabecero es para una cama de 90cm, así que hay que tirar de matemáticas ya que yo quiero colocar dos listones en los laterales que hagan de patas y soporte de todo el cabecero en sí y el ancho total del somier + colchón para calcular cual sería la última lama que colocaría y que no quede un hueco de por medio.

Voy haciendo combinaciones juntando diferentes maderas (ya que no tengo una canteadora para dejarlas todas iguales) para ver cuales casan mejor unas con otras. Una vez encontrada la combinación perfecta o casi perfecta :), número las maderas para luego no confundirme a la hora de hacer las perforaciones.

Paso 3.

Una vez las maderas enumeradas, ayudándome de la escuadra y la escuadra rápida, coloco las dos primeras maderas que quiero unir para que estén a escuadra.

Con otra escuadra hago una marca que abarque las dos maderas. Harán de guía a la hora de colocar la engalletadora.

Paso 4.

Ahora lo siguiente es muy fácil gracias a la versatilidad y fácil manejo de la propia maquina.

La engalletadora tiene una marca en el centro de la base que es donde debemos hacer coincidir la marca que previamente hice con el lápiz.

Una vez alineada y sujeta la madera con prensas, accionamos el interruptor y suavemente vamos haciendo los orificios. Es rápido y sencillo.

Paso 5.

Hay galletas en el mercado que no necesitan de cola de carpintero. Únicamente se mojan 5 segundos en agua y se colocan. Yo personalmente me decidí a comprar las galletas normales y colocar cola tanto en la propia galleta como en todo el canto. Así te aseguras de que las uniones sean más fuertes y firmes. Después colocamos sargentos durante unas 12h mínimo.

Paso 6.

Finalmente uní los dos listones laterales de la misma manera que los anteriores.

El cabecero en si ha quedado bastante robusto y esos nudos que trae la madera le dan un toque más rústico si cabe. Irá anclado a la pared con unas pletinas planas y unas alcayatas.

Paso 7.

Le di dos manos de aceite de linaza «efecto rústico» que le viene al pelo a esta madera. Resalta lo justo pero no de forma exagerada.

Para ver el resultado final y la habitación completa y decorada habrá que espera unas semanas más. Mientras tanto, cuéntame que te está pareciendo estas últimas entradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: